El Estadio Jornalista Mário Filho, más conocido como Maracanã, se vistió de gala para la apertura de las Olimpiadas Río de Janeiro 2016, con un mensaje de paz y compromiso con el planeta.

“¡Terrícolas, reforestemos, salvemos el planeta!”, rezaban los creadores en su mensaje olímpico.

En un principio, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, debía ser también introducido, pero el himno del país, interpretado por Paulinho da Viola, cambió los planes.

Durante los primeros minutos las pantallas de Maracaná proyectaron un vídeo sobre la integración del deporte en la vida cotidiana de los brasileños, acompañado por la canción ‘Aquele Abraço’ compuesta por Gilberto Gil.

La ceremonia tiene una duración prevista de cuatro horas, dos de las cuales se las llevará el desfile de los deportistas.

Más de 80 mil personas presencian el evento desde el estadio de fútbol, mientras que unos tres mil millones de televidentes concentran sus miradas en el despliegue de luminaria verde amarelo. 

La historia de Brasil es elemento importante con la llegada de tres carabelas al territorio sudamericano, las construcciones de indígenas esclavizados y las actuales favelas.

La iluminación, proyectores y la coreografía se conjugaron para darle la bienvenida a los atletas que participarán en la fiesta deportiva.

Por su parte, la afamada modelo Gisele Bündchen, eligió este escenario para realizar su última pasarela, al ritmo de Daniel Jobim.

Brasil espera que esta gran fiesta del deporte permita hacer olvidar por unas horas la crisis política y económica que azota el país.

Sin embargo, pocas horas antes de la inauguración, pocas y aisladas protestas se suscitaron por movimientos sociales brasileños.

El gigante sudamericano se convierte en el primer país de la región que recibe las olimpiadas, el segundo de América Latina tras la edición de México 1968 y el séptimo del continente; previamente fueron San Luis (EEUU) 1904, Los Ángeles (EEUU) 1932, Guadalajara (México) 1968, Montreal (Canadá) 1976, Los Ángeles 1984m (EEUU) y Atlanta (EEUU) 1996.