Los 80 años de Don Pedro Colina

Escrito por admin el . Publicado en Arte y Espectáculos

Compártelo

PEDRO COLINA“Hay cosas que por sabidas se callan y por calladas se olvidan”.

Pedro Celestino Colina Polanco, ícono de la radiodifusión zuliana, nació en la parroquia Santa Lucía, Maracaibo, el 19 de Mayo de 1937.

Estaría por cumplir la venerable edad de ochenta años.

Hijo del matrimonio falconiano conformado por Rosalía Polanco y José María Colina, quienes llegaron a la tierra amada por el sol pletóricos de sueños por el porvenir de sus hijos .

Pedro Celestino Colina Polanco fue el tercero de cinco hermanos.

Don Pedro destacó en el campo de la locución, acuñando sabias palabras que identificaron sus programas.

Una de ellas todavía vigente: “Hay cosas que por sabidas se callan y por calladas se olvidan”.

También se lució en la composición, de su autoría se recuerdan letras de danzas y gaitas exitosas en la voz del monumental Ricardo Aguirre González, tal como la muy difundida “Madre”.

Se distinguió como un eximio declamador.

Aún se recuerdan los poemas: “La Negra Rosa Asunción “, ” Dos Negros ” y el famoso poema “El Regionalista” de la autoría de José Chiquinquirá Rodríguez ( Chinco ).

Curiosamente, entró a la radio como narrador de boxeo, después de abandonar sus estudios de Agronomía en LUZ.

Fue locutor de Radio Popular, Radio Calendario, Radio Zulia y Ondas del Caribe, en Punto Fijo, Estado Falcón, de donde eran oriundos sus padres.

Creó los programas Ciudad Patín, El Gaiterazo, Concejal Ocho y Buenos Días Señor Gobernador, este último de enorme controversia por sus punzantes comentarios alrededor de la gestión de Hilarión Cardozo.

Hombre innovador de una tremenda agilidad mental.

Murió el 28 de septiembre de 1978 dejando un enorme legado apenas a los 42 años.

 El Regionalista

No hago el verso tierra adentro,

pues no conozco los llanos

ni otros estados cercanos,

ni las bellezas del centro.

Yo mi verso lo concentro

en los lares de occidente,

donde un lago transparente,

es un cristal que hoy nos muestra
una imponente silueta

de su prestigioso puente.

Bellos será el estero

 linda también la llanura

 pero hay ver la hermosura

del lago maracaibero,

hasta el turista extranjero

admirado de el se queda

el mismo Alonso de Ojeda

al contemplar su belleza

vio que la naturaleza

nos dio un lago de seda.

A mi me da la impresión

de que nuestro hermoso lago

tiene influencia de un mago

 porque ejerce su gestión,

don Alonso en su excursión

puso estos lares la proa

 y al ver la Isla de Toas

se extasió el descubridor.

Quien embrujo ese español;

lagos del Coquivacoa.

Hasta el indio motilón

que allí en la sierra ha vivido

muchas veces a salido

a recorrer la región

como un salvaje en acción

se acerca hasta la ribera

y su mirada altanera

 o su indómita fiereza,

se alegran con la belleza

 de poéticas palmeras.

En nuestro lago han bogado

las grandezas de Urdaneta,

 del escritor, del poeta
o del zuliano afamado

como el temple bien forjado

de mara o Maracaibo
como el jefe de x tribu

que ante ninguno cedía,

viendo el lago se sentía

un niño imberbe y pasivo.

Por la barra se ha filtrado

muchos cientos de veleros,

trayendo aquí aventureros

buscando siempre el dorado

 y es que aquí es que esta guardado

porque lo ha visto hasta el ciego,

que hay tierra para el labriego

 más un lago de cristal

 poético manantial

donde fluye el oro negro.

Este rincón de occidente baluarte de la nación

es la más rica región

que hay en todo el continente,

es el lago con su puente  y su negro mineral,

bien se le puede llamar

 la base para el progreso

 porque el da el mayor ingreso

en el fisco nacional.

Me pueden decir ahorita

que esto mío es un capricho,

que soy un regionalista,

no importa, soy egoísta

yo al Zulia lo quiero mucho,

cuando de ese lago escucho

el chapoteo del marullo,

se me infla el pecho de orgullo

al saberme maracucho…

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.