455 años de la “Ciudad de la Cordialidad”

Escrito por admin el . Publicado en Entérate Ya

Compártelo

San Cristóbal 1San Cristóbal cumplió 455 años de fundada.

Sus hijos y quienes se han interesado por su historia y aman su
ciudad, recuerdan que un día como hoy llegó el capitán español, Juan
Maldonado y Ordóñez de Villaquirán, procedente de Pamplona, Colombia,
a establecer las bases de la nueva ciudad, en lo que llamó “El Valle
de las Auyamas”.

El historiador J. J. Villamizar Molina relata, de sus investigaciones
y documentos sobre la historia de la ciudad, que el 31 de marzo de
1561, y por asignación del Cabildo de Pamplona, Maldonado y Ordóñez
llegó con diecinueve hombres montados a caballo, once vecinos y ocho
soldados.

Al parecer, las autoridades de Pamplona consideraron necesario fundar
una comunidad intermedia entre esa población colombiana y Mérida, para
garantizar el descanso, la alimentación de las personas en el largo
recorrido, además de la protección ante las amenazas del indígena, que
luchó por la defensa de los suyos.

De lento crecimiento

Los historiadores señalan que el crecimiento poblacional fue escaso,
por cuanto en 1571, diez años después de la fundación, San Cristóbal
tenía los mismos treinta vecinos e incluso estuvo a punto de
desaparecer, porque hasta 1700 la población llegó a los 700
habitantes, a juicio del doctor Villamizar Molina, “por la acción de
los nativos Chinatos y el aislamiento por la falta de vías de
comunicación”, pues estaba lejos de Bogotá y de Caracas.

Mario Díaz, investigador y vexilólogo, expresó que por la distancia
entre ambas capitales, San Cristóbal estuvo prácticamente olvidada
durante casi 400 años, “y no tuvo atención jamás, ni de Santa Fe de
Bogotá ni de la Capitanía General de Venezuela”.

San Cristóbal creció como ciudad en los últimos sesenta años, mientras
tanto se mantuvo como una ciudad pueblerina, aunque cuando se hace la
división político- territorial en 1856,  y se crea al Estado Táchira,
se nombra a San Cristóbal como capital.

El historiador y cronista de la ciudad, Luis Hernández Contreras,
citando al historiador Aurelio Ferrero Tamayo, expresó que el capitán
Juan Maldonado, nacido en Salamanca, España, bautizó la villeta como
San Cristóbal, posiblemente en recuerdo del barrio San Cristóbal de su
ciudad natal, Barco de Ávila.

—Igualmente nombró como Tormes a su río principal, como el existente
en su tierra. Desde 1856, aproximadamente, Tormes fue cambiando su
denominación, por uso de la gente, a Torbes. Maldonado participó en la
expedición que fundó Pamplona en 1549 y se casó con María Velasco de
Montalvo, hija de Ortún Velásquez de Velasco, uno de los fundadores de
esa población. Fue varias veces alcalde ordinario de Pamplona.
Participó como maestre de Campo de Gonzalo Jiménez de Quesada,
fundador de Bogotá, y murió pobre en Pamplona, posiblemente en 1570, a
los 45 años de edad.

Sobre el lento desarrollo de la villeta, señala que en octubre de
1568, el rey Felipe II se dirigió al presidente y oidores de la Real
Audiencia de Santa Fe de Bogotá, “pidiéndoles informaciones sobre la
necesidad que la Villa tenía, de tres mil pesos, para edificar de
piedra y ladrillo, por cuanto la iglesia que había era de paja”.

El cronista dice que San Cristóbal sufrió varias embestidas de la
naturaleza, entre ellas el terremoto de 1601. Citando a Ferrero
Tamayo, dice que en 1605, el rey Felipe III recibió una petición de
los habitantes de San Cristóbal para lograr terminar la construcción
de la iglesia, “arruinada por la poca población indígena y por un
recio temblor que había ocurrido en esa época”.

Sus vecinos proveían el vino, el aceite y la cera para la iglesia, que
no tenía campanas en 1610, pero las calamidades continuaron. Un
terremoto la destruye en 1644, y una epidemia de disentería se desató
en 1664.

El 8 de diciembre de este año, el tachirense monseñor Gregorio Jaimes
de Pastrana, obispo de Santa Marta, llevó de San Cristóbal a Táriba,
en debida procesión a pie, la imagen de la Virgen de la Consolación,
“con toda la decencia debida, revestido de capa de coro y debajo de
palio”.

Una metrópoli comercial y de estudiantes

Hoy nuestro municipio capital tiene una superficie de 241 kilómetros
cuadrados, según las cifras que maneja la municipalidad, y si bien por
el Censo 2011 del INE, San Cristóbal tenía 350 mil habitantes,
autoridades municipales estiman que pasan del millón.

Díaz, quien prefiere -dice- hablar de las fortalezas de lo que
denomina la metrópoli, exalta la que tiene en materia educativa, pues
achaca al “sistema” los problemas que tiene la jurisdicción “por falta
de recursos”.

Para hablar del crecimiento de la ciudad, hay que hablar de los
últimos 60 años, pero hay algo glorioso y es que se hace la capital de
los Andes venezolanos porque pasa a ser una ciudad comercial, pero
mucho más estudiantil; hoy tiene más de veinte centros de educación
superior.

Enaltece además la Feria Internacional de San Sebastián porque, a su
juicio, “viene a hacer la gran capital a partir de los años 60; estoy
hablando de 1856, cuando se cumple el centenario de la división de
ella como capital.

La ciudad creció gracias a ese evento de arraigo popular, la hace el
pueblo, y haya la crisis que haya no puede faltar porque es la gran
ventana hacia América y el mundo.

La Fiss ha contribuido a construir la gran ciudad, la plaza de toros
está gracias a la feria, así como los pabellones Colombia y Venezuela,
las avenidas España, Carabobo, la Octava, la 19 de Abril, y la Vuelta
al Táchira, que da a conocer a la ciudad, con ella se ha construido la
Ciudad de la Cordialidad, llamada así por la educación y buenos
modales de su gente.

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.