Esta es la advertencia que ha hecho el Papa sobre la corrupción

Escrito por admin el . Publicado en Internacionales

Compártelo

papa2

El papa Francisco criticó hoy en Nairobi la “terrible injusticia” que obliga a millones de personas a vivir en barrios marginales, condenó la corrupción y alertó de que detrás de la radicalización se esconde un sistema internacional injusto que venera el dinero.

En el tercer día de su viaja a África, el pontífice argentino visitó por la mañana una zona de favelas de las afueras de la capital de Kenia, Nairobi. Desde el barrio de Kangemi, donde viven unas 100.000 personas se dirigió a los creyentes en una iglesia construida en madera.

Según Francisco, los responsables de la situación que viven los habitantes de los barrios marginales son las minorías a las que sólo les preocupa el poder y el dinero, pero no el bien común.

Francisco criticó la “injusta distribución de la tierra (…) los alquileres injustos por casas en mal estado” y la falta de infraestructura básica, como el abastecimiento de agua. Ese tipo de situaciones son “una consecuencia de nuevas formas de colonialismo” y de una “cultura del despilfarro”, advirtió.

Además alabó los valores de la “resistencia” y la “solidaridad” en los barrios pobres, que la “sociedad opulenta, anestesiada por un consumo desenfrenado parece haber olvidado”.

En un emotivo discurso, una de las vecinas del barrio pidió al papa que intercediese por los habitantes de Kangemi ante el Gobierno. “Las personas que viven en asentamientos informales en Kenia no tienen acceso al agua, a menudo está racionada, es de mala calidad o no se puede beber”, lamentó Pamella Akwede.

Negar el agua a una familia con algún tipo de pretexto burocrático es una gran injusticia, sobre todo cuando se saca provecho de esa necesidad”, dijo por su parte Francisco, advirtiendo que las personas son más importantes que “el dios del dinero”. Además pidió “ciudades integradas que pertenezcan a todos”, basadas en el derecho a la tierra, la casa y calificó como un derecho fundamental el acceso a agua potable.

Los pobres “tienen un lugar especial en mi vida y en mis decisiones“, aseguró el líder de la Iglesia católica. “Estoy aquí porque quería que supiesen que sus alegrías y esperanzas, sus miedos y aflicciones no me son indiferentes”.

Esta visita, a la que el papa de 78 años llegó en papamóvil abierto, está considerada como una de las etapas más importante del viaje, ya que Francisco ha hecho de la lucha contra la pobreza una de las prioridades de su pontificado.

Una de las monjas que trabaja en el Kangemi informó al papa sobre los problemas del lugar y también criticó a la Iglesia. “Debemos estar más presentes en estos barrios“, reclamó, recordando que sólo un cuatro por ciento del personal religioso trabaja en los “slums” de Nairobi, donde vive la mayor parte de la población de la ciudad.

Francisco habló después a los jóvenes en el estadio de Kasarani, donde su discurso, ofrecido en español, se centró en la corrupción y la radicalización.

La falta de educación y el desempleo hace que muchos jóvenes sean seducidos y reclutados por los radicales, advirtió. “Si un joven no tiene trabajo, ¿qué futuro le espera? Ahí entra la idea de dejarse reclutar”, alertó.

La radicalización “es un peligro social que está más allá de nosotros incluso más allá del país, porque depende de un sistema internacional que es injusto, que tiene al centro de la economía no a la persona sino al dios dinero”, dijo el pontífice.

Respecto a la corrupción, Francisco alerto de que la hay “en todas las instituciones,incluso en el Vaticano hay casos de corrupción”.

“La corrupción es algo que se nos mete adentro. Es como el azúcar, es dulce, nos gusta, es fácil y después terminamos mal y terminamos diabéticos o nuestro país termina diabético“, afirmó.

“Cada vez que aceptamos una coima y la metemos en el bolsillo, destruimos nuestro corazón, destruimos nuestra personalidad y destruimos nuestra patria. Por favor no le tomen el gusto a esa azúcar que se llama corrupción“, pidió el obispo de Roma.

Jorge Bergoglio llegó a Kenia el miércoles y el jueves celebró una misa multitudinaria. Su gira por África lo llevará también a Uganda y a la convulsa República Centroafricana. Se trata del undécimo viaje al extranjero de su pontificado y le lleva a la región del mundo en la que más crece la Iglesia católica, con 180 millones de fieles actualmente.

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.