Este 25 de diciembre será el sepelio de Diomedes Díaz

Escrito por Redacción el . Publicado en Internacionales

Compártelo

sepelio(6)El cantautor colombiano de vallenato Diomedes Díaz murió este domingo de un paro cardiaco, informó el alcalde de la ciudad de Valledupar, Fredys Socarrás. “Diomedes murió víctima de un paro cardiorrespiratorio. Llegó en la tarde (de este domingo) sin signos vitales a la Clínica del Cesar”, afirmó en diálogo telefónico con The Associated Press. De acuerdo con el mandatario local, a Díaz “lo sorprendió la muerte” mientras tomaba una siesta después del mediodía.

El cuerpo del máximo exponente del vallenato será velado hasta el miércoles 25 de diciembre en la plaza Alfredo López, para dar así la oportunidad a miles de admiradores de su música para despedirse. Los fanáticos hacen largas colas para darle el último adiós. Solo 15 segundos son permitidos para verlo en el féretro, que fue trasladado hasta la plaza en un camión de bomberos.

Parte de la policía que escolató el féretro

Un inclemente sol se sintió en la plaza Alfonso López donde fue llevado el féretro del cantautor

 

(Esta imagen del recordado artista colombiano comenzó a difundirse en las redes sociales)

“Diomedes se acostó tranquilo y prácticamente el paro cardiaco lo cogió dormido”, según le contaron los familiares a Socarrás.

Una fuente médica de la clínica de Valledupar señaló que el cantante murió de un infarto fulminante, y “llegó sin signos vitales e ingresó con rigidez. Tenía más de cuatro o seis horas de haber muerto”.

“En horas del almuerzo lo llamaron y como no respondió tumbaron la puerta y lo encontraron con las manos en el pecho”, narró desde Valledupar la fuente médica.
El alcalde ha estado acompañando a los familiares desde el deceso del cantante. Este lunes se realizarán los exámenes de medicina forense para conocer los detalles que causaron su muerte, detalló el Socarrás.

Entre rezos, sollozos y el tarareo de canciones vallenatas, miles de fanáticos empezaban a colmar este lunes el centro de la ciudad norteña de Valledupar para acompañar los restos del recién fallecido Diomedes Díaz, el cantautor que más discos de este género musical ha vendido en el país.

 

 

(Una de sus fans se desmayó durante el sepelio)

En la emblemática y céntrica Plaza Alfonso López permanecerá en cámara ardiente el cadáver del juglar colombiano hasta su entierro el 25 de diciembre, confirmó en diálogo telefónico con The Associated Press Elber Díaz, uno de los ocho hermanos del artista.
La plaza es la misma donde se celebró hasta 2003 el reconocido festival anual de la Leyenda Vallenata, escenario donde se consagró Díaz interpretando temas como “Mi primera cana”, “Bonita” y “Tú eres le reina”.
Desde la sede de medicina legal de Valledupar, el féretro con el cuerpo de Díaz fue trasladado en un carro de bomberos que recorrió las principales calles hasta la Plaza Alfonso López escoltado por los seguidores, quienes portaban afiches y retratos del cantautor colombiano.

Díaz murió en la víspera a los 56 años, tras presentar un infarto cardiorrespiratorio causado por afectaciones pulmonares y de hígado, informaron parientes. El deceso se registró en la casa matrimonial, en el barrio Los Ángeles de la ciudad de Valledupar, en el norteño departamento de Cesar, a 660 kilómetros de Bogotá.

“Vamos a darle la oportunidad a mucha gente que quiso en vida a Diomedes para que vengan a Valledupar” para darle el último adiós, detalló el pariente del llamado “Cacique de la Junta”, quien no sólo fue un prolífico compositor sino también un fértil progenitor, con más de 28 hijos. “Mis sobrinos son incontables”, dijo Elber Díaz.

Cuatro días antes de su muerte, El Cacique había lanzado un nuevo álbum titulado “La vida del artista”, con el que pareció despedirse de sus fanáticos y de la propia vida, de acuerdo con el representante artístico José Sequeda.
Éste aclaró, sin embargo, que el ídolo vallenato no presentaba afecciones de salud en las últimas semanas, por lo que su deceso resultó sorpresivo para sus familiares, seguidores y los medios de comunicación.
“Siempre lo admiré por sus calidades humanas. Era un hombre inteligente, prueba de ello fueron sus interpretaciones. Su trayectoria difícilmente será superada”, consideró Sequeda, quien representó a Díaz los últimos 10 años.
Sony Colombia, la casa disquera de Díaz, lamentó la pérdida de quien es el artista número uno en ventas de discos en el país en el género vallenato, con más de 16 millones de copias vendidas a lo largo de su carrera. El juglar habría grabado al menos 40 álbumes y más de 500 canciones, según Guillermo Mazorra, uno de los representantes de la compañía.

“Diomedes no era solo un vendedor de discos sino un movilizador de otras industrias. Cada lanzamiento de Diomedes en la Costa Atlántica era un festín de comida y licor. Los seguidores se preparaban por días para recibir y celebrar cada disco”, destacó Mazorra.

Nacido el 26 de mayo de 1957, Díaz era considerado uno de los exponentes más importantes del folclor vallenato, un género musical del norte del país que se hizo más conocido internacionalmente en la década de 1990, en la voz del cantante Carlos Vives.

El Cacique “seguirá siendo uno de los más grandes (cantautores). Lo vamos a llorar por mucho tiempo”, sostuvo compungido el cantante vallenato Jean Carlos Centeno, de 37 años. “Diomedes fue un artista muy querido en países como Venezuela. Allá su música fue muy bien recibida”.

Martín Elías, uno de los hijos de Diomedes y quien siguió sus pasos en el mundo de la música se enteró durante un concierto.
“Es una noticia muy difícil, cuando me dijeron no creí porque hay mucha gente que había estado especulando, pero siempre salía que era mentira (…) A mí se me fue mi alma con mi papá”, exclamó entre sollozos uno de los hijos del Cacique de la Junta.

“Él cantó con el alma como le gustaba, me invitó a cantar un disco, me llamó y me dijo que estaba muy contento porque había cantado muy bien. Me dijo: ‘hijo ya me puedo morir tranquilo’. Le dije: ‘No papi tú no te mueres todavía’ y me respondió: ‘Sí hijo, si me voy a morir, pero me quedan ustedes, tú y tus hermanos para que sigan mi legado. Nadie pensó nada. Solo le quiero decir a Colombia y a todo el mundo muchas gracias por ese apoyo que nos han dado”.
La vida de Díaz fue azarosa de principio a fin. Huyó en repetidas ocasiones de la muerte: salió ileso de accidentes de tránsito y sobrevivió a graves intervenciones quirúrgicas, una de ellas a corazón abierto y otra más para extirparle un tumor de la columna. Fue condenado y estuvo en prisión por el homicidio en 1997 de Doris Adriana Niño, una joven con la que sostuvo una relación amorosa y que murió por sobredosis de drogas. El mismo artista fue por años señalado por presunto consumo de drogas.

Sobre la muerte tenía una opinión muy particular. Nunca ocultó la incomodidad que le producía el tema.

“Si yo supiera que uno sirviera más vivo que muerto me moriría hoy, pero no sé, no se sabe, enterrado debajo de la tierra y con esos calores que están haciendo ahora (…) De suerte que cuando llegue a viejo la ciencia estará más avanzada, esa es una esperanza mía”.

Así respondió el Cacique de la Junta, Diomedes Díaz, al ser consultado en mayo de 1991 sobre la muerte. El artista habló sobre su temor hacia al más allá y a lo desconocido. “Dirían muchos que estoy loco, pero uno tiene que cuidarse diariamente, porque si yo supiera que muerte serviría más me moriría hoy mismo, pero no lo sé (…) No me gustaría morir ni viejo”.

De acuerdo con el representante artístico de Díaz, el canal de televisión local RCN tiene previsto el rodaje de una telenovela sobre su vida, un proyecto encabezado por el reconocido libretista Fernando Gaitán, más conocido internacionalmente como el escritor de “Yo soy Betty, la fea”.

panorama.-

Compártelo