7 Secretos del sexo rapidito

Escrito por Redacción el . Publicado en En Intimo

Compártelo

Tú estás caliente, y él no

Los experto coinciden en que el modo más rápido de excitar a un hombre es ir al meollo: el pene. Dan Anderson autor del libro Tips sexuales para las mujeres de un hombre gay, ofrece este consejo: agárrale el pene firmemente, con la mano húmeda, y mueve la lengua rápida y ligeramente, durante el sexo oral.

 

Él está caliente y tú no

Aunque él te toque acá, o te mueva allá, nadie mejor que tú sabe cómo calentarte. Mientras tú misma te excitas masturbándote, un toquecito de saliva en tu dedo apurará las cosas y a él le encantará que lo dejes mirar.

 

Ahora, concéntrense

Vayan derecho a los puntos que garantizan que los ‘jugos’ eróticos fluyan. Tú a él: acaríciale el pene o la parte sensible que está debajo del pene, a una pulgada de la ‘cabeza’, y acaríciale el periné (suelo de la pelvis, el espacio justo detrás del escroto o bolsa que contiene los testículos). El a ti: el lugar obvio para empezar contigo es el clítoris. La estimulación ayuda a lubricar y eso puede llevar a los orgasmos múltiples.

 

Déjate llevar

Piensa que lo vas a disfrutar, y verás que así será. Según los estudios hechos por la investigadora sexual Eilen Palace, cuando la mujer espera más, tiene más expectativas del sexo, suele corresponder con más interés y en un espacio de tiempo de 30 segundos.

 

Sé egoísta

Un rapidito es como un ‘sálvese el que pueda’ así que cada cual en lo suyo; habla claro, y dile a tu pareja exactamente lo que quieres. ¿Que te da vergüenza?, las mujeres que dicen lo que quieren sexualmente están más satisfechas que las que no hablan.

 

¿Te sientes incómoda?

Por lo regular, estar de pie es lo mejor, especialmente si el espacio es escaso. Desafortunadamente, el físico del hombre y el de la mujer raramente concuerdan, de modo que esta posición sea factible. Las escaleras (contigo en el escalón de arriba), o el colocarse en un plano inclinado, ayuda a nivelar las cosas. Cualquier posición que implique penetración por detrás, es más profunda y permite que su pene choque con el frente ultrasensible de la pared vaginal. Además a él le atrae hacerlo así por esas fantasías de los hombres de tener sexo con una mujer anónima (y puedes imaginarte que él es un artista que te guste).

 

Si estás sentada en un silla, sepárala de él para que te acaricie el clítoris. O él puede arrodillarse frente a la silla y tú en el borde, mientras lo rodeas con tus piernas. Si tienes espacio, siéntate en su entrepierna, mirando de frente a sus pies. Así puedes recostarte hacia detrás, inclinarte hacia delante, o sentarte derecha, y podrán frotarse ambos hasta el orgasmo.

 

Otra cosa. No hay modo correcto ni incorrecto de hacer un rapidito. De pie, sentada, horizontal; con la ropa puesta, o sin ella; de mañana, al mediodía, por la noche; en público o en privado. Puede involucrar dedos, lenguas, genitales, vibradores, lo que sea. La única regla es entregarse al deseo.

 

Aquí, y ahora

Todo estriba en ser espontáneos. Así que no importa dónde lo hagan, está bien. Y no se preocupen de que los sorprendan… o mejor dicho, preocúpense… así el acto les parecerá todavía más sensual a los dos.

REVISTA FUCSIA

Compártelo