Cuando se trata de vaginas: ¿El tamaño importa?

Escrito por Redacción el . Publicado en En Intimo

Compártelo

mujer-acostada-media-caraEl pene siempre ha sido visto como el responsable de dar placer, su tamaño parece ser tabú entre mujeres y hombres por igual; contrario a la vagina, que muchas veces es visto nada más que como un receptáculo, una “cochera” donde “guardar el Jaguar”.

No obstante, el tamaño, profundidad y condiciones de la vagina, ¿también resultan cruciales para lograr magnificas y placenteras relaciones sexuales?.

En India, por ejemplo, se desató la polémica tras ponerse a la venta una crema “rejuvenecedora de vaginas”, el producto prometía dejar la cavidad vaginal “como nueva”, ayudándose del tema de Madonna, “Like A Virgin” (Como si fuera virgen) en su publicidad.

Para Annie Raja, de la Federación de Mujeres de la India, esta crema lejos de reafirmar las paredes vaginales, reafirmaba los estereotipos y clichés en torno a la sexualidad femenina y la idea de que debían conservar su “pureza” hasta el matrimonio.

Uno de los mitos es que como los penes, hay vaginas de todos tamaños y capacidades, pero no es así. Las vaginas tienen un tamaño estándar.

El estudio realizado por Masters y Johnson en los 60′s, indica que las vaginas de mujeres que no se han embarazado miden entre 6 y 8 centímetros, mientras que las vaginas de quienes ya han sido madres, miden entre 10 y 11.5 centímetros. Pero también es cierto que como el pene, las vaginas aumentan su tamaño si lo requieren.

Resulta que la vagina es un espacio virtual que puede dilatarse y encogerse a voluntad para “abrazar al pene”, es por ello que se cree que es falso que los penes grandes den más placer, pues al final del día, las vaginas se acoplan a cualquier miembro viril.

“Algunas mujeres vienen a la consulta porque experimentan dolor durante el coito y piensan que tal vez el problema es que deberían tenerla más grande. Lo más habitual es que se trate de una mala o insuficiente estimulación sexual o incluso problemas de vaginismo, los músculos de la vagina se cierran involuntariamente impidiendo o haciendo dolorosa la penetración. Existe también la posibilidad de que haya un tabique, una membrana que impide la elasticidad, pero esto no es muy frecuente y obedece a malformaciones congénitas”, explica la Dra. Paloma Andrés, ginecóloga.

En realidad, lo más importante para que una vagina sea capaz de brindar placer es su firmeza y el tono muscular de sus paredes interiores. De tener una vagina firme y saludable, tanto hombre como mujer podrán disfrutar más de sus encuentros sexuales.

Además de los llamados ejercicios Kegel, las vaginas pueden conservar su tono muscular, precisamente practicando sexo satisfactoriamente.

La flexibilidad de la vagina es impresionante, por ahí puede pasar un pene insignificante, un tampón, un consolador y hasta un bebé de 4 kilos, tras lo cual, fácilmente recupera su forma. Sin embargo es importante mantenerla en buenas condiciones.

Pero no crean que la vejez y los embarazos son los únicos factores que afectan el estado físico de las vaginas, también la vida sedentaria. Se han dado casos de jovencitas con pocas relaciones sexuales en su haber, que ya tienen vaginas bastante maltratadas, esto se debe al poco ejercicio que realizan y los pocos cuidados físicos que destinan a sus órganos sexuales.

Así que ya lo saben chicas, cuídense a ustedes y a sus vaginas, por su bien y el de toda la raza humana.

sdp.-

Compártelo