Toby Valderrama: “Un día amaneceremos con Ramos Allup como Min de Comunas y Rafael Poleo de Comunicaciones”

Escrito por Redacción el . Publicado en Nacionales

Compártelo

 Por: Toby Valderrama.-

Uno de los nudos más importantes de la Revolución Pacífica es el de la velocidad de avance. Los socialdemócratas, los de adentro y los de afuera de la Revolución , siempre han intentado ralentizar a la Revolución. Ese parece ser su papel principal. Saben que proceso detenido o extraviado es fácil presa.
La Revolución Pacífica llega a un período de reformismo donde define su destino, es el de mayor peligro, en el se cruzan las líneas de la Revolución y la Reforma , es una encrucijada.
Lo que señala la historia es que si el proceso de cambios se estanca deviene, en el mejor de los casos, en reformismo, tal fue el caso de Nicaragua. Pero puede ser que este estancamiento debilite de tal manera al gobierno revolucionario que éste sea víctima de un cruel zarpazo.
¿Cuál es la situación en Venezuela?
Sin duda estamos en el período reformista. En esta fase la Revolución se diferencia de la Reforma en que la primera avanza a niveles de relación social superiores, y la segunda se estanca, se conforma, crea las condiciones para el asalto de la restauración que puede tomar diversas formas, la oligarquía también “inventa o yerra”.
La Revolución, ya lo advertía Gramsci, en el claroscuro, que unos llaman transición y otros período de reformismo, se corre el grave peligro del surgimiento de los monstruos. Se desprende que la Revolución no tiene todo el tiempo del mundo para resolver esta fase, no es un período que pueda durar siglos.
¿Cómo saber si vamos a la velocidad adecuada, o si por el contrario nos estancamos? Una medida es la reacción de los socialdemócratas, los de adentro y los de afuera. Veamos.
Desde hace tiempo el reformismo, el deformismo, ha hecho su labor de zapa: primero plantearon el híbrido capitalsocialismo, una suerte de cruce de tigre con cebra. Luego propusieron formas egoístas, es decir capitalistas, de organización social: las comunas y los consejos comunales. Después en lo político plantearon diálogo, amnistías. La mesa estaba servida para la capitulación de la marcha socialista, quedaríamos así estancados en la etapa reformista. La Revolución sería una vez más pospuesta
.
Ya el efecto de la labor de zapa socialdemócrata comienza a surgir para asombro de incautos: el Comité Ejecutivo de Acción Democrática, en un memorable comunicado, declara:
“AD se va a insertar, sin complejos de ninguna índole, en el debate propuesto por el oficialismo sobre el Poder Popular. AD se sabe propulsora de la actividad comunal desde su fundación y mal puede un partido como AD, que ostenta  la Vicepresidencia de la Internacional Socialista , oponerse al empoderamiento de la población venezolana”.
Este campanazo debe ponernos a reflexionar, a sopesar dónde estamos fallando, para ajustar el rumbo y frenar a la corriente socialdemócrata interna que nos lleva al precipicio. De no corregir, un día amaneceremos con ramos allup de ministro de comunas y con rafael poleo de ministro de comunicaciones. Entonces nos daremos cuenta que fallamos… pero ya será tarde.
¡Con Chávez, lealtad!
Compártelo