A la buena de Dios…

Escrito por admin el . Publicado en Opinión

Compártelo

PoliAutor: Amado Valbuena Rivero

Fecha de Publicaciòn: 03-09-17

“Estoy buscando arroz, la semana pasada no lo comimos en casa, porque no me alcanzó para comprarlo. Vamos a ver, a veces duramos hasta quince días sin verlo en la mesa. Vengo del mercado de Altos de Jalisco y lo tienen a 16 mil bolívares el kilo. Hay que caminar para ver dónde están los productos baratos. Aceite no compro, porque está muy caro. El azúcar lo usamos de a “poquito”, porque ya no se puede, antes comíamos un plato completo, ahora lo que podamos”.

Así habla la gente en Maracaibo, en Cabimas, en Ciudad Ojeda.

El drama de una ama de casa, que apurada por las adyacencias de Las Pulgas, quería saber con qué iba a contar en su cocina para la comida del día o de la semana.

Así es la mayoría de la población, que no le ha quedado más que “olvidarse” en su mesa de la comida completa y “balanceada”, pero que recuerda a la Sundee que, a pesar de los anuncios de las autoridades, no se nota su presencia en ningún sector y la muestra está en los precios que no compensan ningún aumento salarial, pues suba o no el sueldo, los precios de los productos en general aumentan, prácticamente a diario, jamás bajan.

Y es que nada cambia en la población, de acuerdo con las quejas de la mayoría, y los consiguientes precios de los alimentos que suben a diario y, según un comerciante, “de manera consecutiva desde 2013”.

La población está a la “buena de Dios”, pues en los supermercados y abastos, incluso en los mercados, no se ven los productos de primera necesidad y hasta los regulados, cuando los hay, tienen precios de “escándalo”, pues según se observó este lunes en los abastos de Maracaibo y Cabimas, donde las colas por hacerse a estos eran monstruosas

La harina Pan de paquete amarillo la vendían a 840 bolívares y, en contraste, la misma harina la estaban vendiendo en otros expendios a 2 mil 100 bolívares.

La harina de bolsa blanca, de maíz blanco con arroz, a 2 mil 600 bolívares, y el kilo de pasta a 3 mil 550 bolívares.

No obstante, en comparación con los que venden los bachaqueros, donde se vieron pocos productos de la cesta alimentaria, los anteriores son “muy baratos”.

El kilo de harina de maíz se conseguía a 12 y 13 mil bolívares, y precio similar tenían el azúcar, donde la había, y el arroz.

El aceite de litro no se vio, solamente de galón, de soya, a 280 mil bolívares.

El cartón de huevos lo vendían ayer a 20 mil bolívares.

Medio kilo de mantequilla a 7 mil bolívares; el café a 8 mil bolívares el paquete de 200 gramos; a 14 mil el de 400 gramos, y había uno de medio kilo a 15 mil 500 bolívares.

Hay gente inescrupulosa que le gana hasta 5 mil, porque vende a precio excesivo.

Para qué te doy el nombre, dejémoslo así, ahora está tan delicado todo que va uno preso por cualquier cosa, este Gobierno no… soy licenciado en Informática Gerencial, graduado en la Católica, y aquí estoy…”.

 

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.