Ante Odebrecht, el silencio de Arias es abrumador

Escrito por admin el . Publicado en Opinión

Compártelo
Julio MontoyaAutor: Julio Montoya
Fecha de Publicaciòn: 14-02-17

El caso Odebrecht en Venezuela es peor que en el resto de Latinoamérica.

Tenemos dos problemas adicionales a los que tienen otros países, pues
aquí no sólo se trata del pago de comisiones que superan los mil
millones de dólares, sino que también se asignaron recursos con
sobreprecios y no se ejecutaron las obras y además los responsables de
fiscalizar, los dolientes de las regiones, se hacen de la vista gorda
y se vuelven cómplices de ese mal.

A la mayoría de las obras en Venezuela se le asignaron las partidas
presupuestarias al 100 por ciento, pero en obras físicas no hay nada.

Solamente en el Zulia se robaron lo equivalente a la construcción de
un canal de Panamá.

Se gastaron la plata y las obras no existen. Lo peor es que el
Presidente salió en cadena prometiéndole al pueblo que él va a
construir las obras.

Nosotros sabemos que no van a construir nada, pero lo que más nos
molesta es que le dicen a la gente: voy a construirte la obra, pero no
te voy a decir quien se robó los recursos por los cuales aún no se han
construido.

El Zulia el mejor ejemplo de soborno, corrupción y complicidad es el
puente Nigale.

Al Gobernador lo vimos en el puente Nigale diciendo que las cosas iban
bien y que íbamos a tener puente para este año 2017.

Pero la realidad es que gastaron el dinero total del 44 por ciento de
la obra y no hemos llegado ni siquiera al 12 por ciento construido
entre proyecto e infraestructura.

Se subcontrataron empresas, en su mayoría de militares y enchufados,
que desaparecieron de la faz de la tierra y hasta el día de hoy no
responden por los 2 mil 300 millones de dólares que se gastaron.

No sé como pretenden seguir escondiéndolo. El Gobernador está en un
hecho de corrupción y tuvo un alto nivel de complicidad al
garantizarle al Zulia en tres ruedas de prensa que eso iba bien.

En este momento están desmantelando galpones en la COL, se robaron la
infraestructura, se robaron los equipos.

¡Todo esto es una burla!”.

La historia se repite en las plantas de etanol y  azucareras en el
municipio Sucre, obras hidráulicas y de agricultura en Jesús Enrique
Lossada y demás municipios del Zulia.

El responsable es Francisco Arias Cárdenas que se ha quedado callado
ante esta barbaridad.

Ante Odebrecht, el silencio de Arias Cárdenas es abrumador.

Odebrecht en el mundo es soborno, pero en el Zulia es también es
sobreprecio y complicidad.

No sólo robaron un dinero y pagaron comisiones, es que hoy las obras
son promesas incumplidas con valor de sobreprecio y las mafias
instaladas en ellas siguen operando”.

Tienen que responder lo que está pasando actualmente.

Iniciaremos una campaña para que el Zulia conozca la verdad.

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.