Democracia anti neoliberal

Escrito por Redacción el . Publicado en Opinión

Compártelo

Alberto-AranguibelAutor: Alberto Aranguibel

Fecha de Publicación: 31-05-18

Francia conmemora el primer medio siglo del Mayo del 68 con las más intensas protestas contra el gobierno que se recuerden desde entonces.

Argentina se encuentra el borde del colapso con manifestaciones públicas contra las políticas hambreadoras del presidente Macri, como no se producían en el país desde la caída del neoliberalismo.

En Brasil, el dictador Michel Temer es sacado a gritos de repudio multitudinario de un evento, por una inmensa cantidad de protestantes contra su gobierno que casi lo linchan en la vía pública.

Ninguno de esos gobiernos cede en sus planes de imponerle a la gente políticas neoliberales que asfixian a la población y la sumen en la miseria y el hambre.

En el capitalismo el ser humano no cuenta. Prevalecen las políticas orientadas a satisfacer las necesidades de las empresas. Del sistema económico capitalista.

En esas sociedades, la protesta enardecida del pueblo se presenta como un activo de la democracia. Mientras más protesta la gente, más realizada estará la libertad y por ende la democracia. Lo que equivale a decir que, si se atendieran los problemas con prontitud para eliminar las causas de esas protestas, se estarían socavando las bases mismas de esa supuesta democracia.

De ahí que el neoliberalismo no procure resolver jamás ningún problema que no esté referido a las necesidades del capital. Promover el descontento popular favoreciendo exclusivamente el desempeño del capital es su manera de hacer democracia, tal como reza en los manuales políticos neoliberales.

En Venezuela, la protesta del pueblo es contra esos sectores neoliberales que no se cansan de castigar a la gente con el inclemente látigo de una guerra económica desalmada y cruel como no se había visto jamás en el país. Una protesta cívica que se expresa a través de la fórmula del voto.

El presidente Maduro ha atendido siempre las necesidades de la población con acciones y políticas orientadas a mitigar y superar el criminal impacto que esa brutal guerra le causa al país, fomentando la preservación de una democracia que no emana de las protestas en las calles, como en el capitalismo, sino de la participación y el protagonismo de un pueblo que se sabe tomado en cuenta y protegido a toda costa por su revolución.

Por eso votó por Maduro.

Alberto Aranguibel
@SoyAranguibel

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.

Redacción

Adm_vini_1041