¡Dios nos salve de ese pillo ..!

Escrito por Redacción el . Publicado en Opinión

Compártelo

Salomé-SilvaAutor: Salomé Silva

Fecha de Publicación: 22-05-18

En la guajira todos nos conocemos, los de aquí y los de más allá.

Los del otro cachete, quiero decir.

No hay secretos con guajiros pobres y con guajiros ricos, estudiados y

analfabetos.

Por ejemplo, mi padre Juan Silva fue obrero de la construcción, que

murió de muerte natural, pero que ha podido perder la vida en la

entrega diaria en ese oficio duro y mal pagado.

Mi madre Josefa Ortíz, riohachera, cocinera de diez y doce horas al

día de lunes a sábado para servir almuerzos a cincuenta y más

personas

No tengo linaje ni dinero por otra procedencia, solo mis estudios en

la Universidad del Zulia, a Dios gracias y a mi santa madrina, que no

le agrada que la nombre, porque un acto de caridad no tiene porqué

envanecer a nadie.

Ahora bien, yo me pregunto…

¿Quien no conoce al hijo de María Morales y Ramón Palmar..?

Quien no lo conozca en el Zulia que lo compre en cómodas cuotas.

Muy lejos de la sencillez y la humildad cristiana, impostor y

falsario, aquellos que le conocemos sus aventuras, no mordemos el

anzuelo de “curita del barrio”.

Se metió a cura, sí, porque el tiro no le daba para ingeniero

petrolero, médico o militar de alto rango.

A lo mejor, pudo haber sido Guardia Nacional o Policía, pero esa ralea

ni de vaina.

Tenía otros planes el bribón de sotana.

Mucho antes de los 21 años, el bofo parlanchín no podía lucirse en el

béisbol, en el fútbol, en el basquetbol, o en el atletismo.

Regordete, sin habilidad para la actividad física, el vivito recaló en

el seminario, desde donde asaltó, ya hecho cura, el certificado de

locutor para emitir juicios a la volea en una conocida emisora.

Que desconsuelo para la grey católica la región…

Un arrogante payaso dictando normas ciudadanas, creyéndose la pepa del queso.

Lo demás es harto conocido, en la oposición hay gente que no lo pasa.

Se guindó sin escrúpulos del chavismo y dijo “esta es la mía”.

Pero se cayó como un coco.

Se le metió en su turbia cabeza que iba a mandar protegido por el

Comandante Chávez y nada se le dio.

Lo bajaron de una tarima y allí comenzó su mugrienta carrera como opositor.

Ya no engaña a nadie, pero hizo un escándalo alrededor de su supuesto

asesinato y lo recibieron en Miami como “refugiado que huye de la

cruel dictadura”.

Esta entre los suyos, “patebola”, comiendo bien y durmiendo mejor.

A lo mejor sorprende uno de estos días como actor, director o

guionista de Hollywood.

Es un pobre enfermo de fama y notoriedad y el muy pillo es capaz de

aliarse con el mismo Demonio para alcanzar sus delirios.

 

¡Dios nos salve…!

Salomé Silva.-

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.

Redacción

Adm_vini_1041