Guión diabólico

Escrito por Redacción el . Publicado en Opinión

Compártelo

Roberto Hernández MontoyaAutor: Roberto Hernández Montoya

Fecha de Publicación: 11-04-18

Nos han aplicado el guión completo, puputovs incluidas. Ha funcionado en todas partes, menos en Venezuela. Guaicaipuro y sus descendientes no nos dejamos. No es metáfora —no soy poeta—, es que es así literalmente, o sea, dicho sin maña. Solo falta la invasión —por ahora. Aunque no luce viable, pero la decisión no está en nuestras manos, al menos enteramente. Me gustan pescados fritos y rivales racionales, con quienes puedes negociar. Tienes 20 cañones y yo solo uno, pero con él te puedo hacer mucho daño, aunque acabes conmigo. En cambio la enemistad irracional, fanática, fundamentalista, exaltada, guarimbera te responde que no le importa el daño que puedas hacerle “con tal de salir de Chávez”.

Para kamikazes así lo esencial no es triunfar sino causar el mayor daño posible, por eso la oposición venezolana pierde siempre siempre siempre porque sabe que, aun perdiendo, daña. Como en el Paro de 2002-3 o la guarimba, solo busca desfogarse y a la dirigencia le sirve para complacer lo que le paga Washington. No les importan las victorias pírricas, en que quien gana malogra más que quien supuestamente pierde. Hay millones de ejemplos en las guerras pero los de esta oposición son los más deslumbrantes. Si sabes de uno más esplendente escríbemelo a @rhm1947.

Ahora tenemos un majareta de ceremonia —no pasa de ahí—: Trump. Cumple con creces con la virtud mínima de la oposición: no tener sentido del ridículo. Sin eso no podrían actuar Julio Borges, Ramos Allup, María Corina, Enrique Capriles y un largo etcétera. El más esperpéntico es la excelsa y heroica puputov, la aportación intelectual cumbre de la oposición. Uno lo cuenta en el extranjero y la primera reacción es la incredulidad. Haz la prueba. Si vas a contar ese sabio prodigio acopia pruebas, fotos, vídeos, documentos, sobran evidencias. No acuses sin pruebas como a Lula.

La hiperinflación y el escamoteo de billetes comenzaron en la Independencia, cuando héroes de verdad como Sebastián Francisco de Miranda tuvieron que adoptar los “asignados”, bonos aplicados durante la Revolución Francesa, con dispositivos de seguridad que son lo más parecido a la cadena de bloques de las criptomonedas. No es jactancia sino evidencia que esta revolución es más avispada que esta derecha pavosa.

Roberto Hernández Montoya

@RHM1947

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.

Redacción

Adm_vini_1041