La barba de tu vecino

Escrito por admin el . Publicado en Opinión

Compártelo
armando-briquetAutor: Armando Briquet
Fecha de Publicaciòn: 07-10-16

Los resultados del pasado domingo en Colombia fueron sorprendentes. Más allá de las consideraciones y argumentos de cada una de las partes quedó evidenciado que un tema como la paz, que debe ser motivo de unión y consenso, es capaz de polarizar de tal manera que se pierde el norte. Algunos se atribuyen la victoria, otros señalan a los derrotados, pero lo cierto es que el proceso no se acaba ni debe terminar. A fin de cuentas, luego de un conflicto de más de 50 años, la paz no se decreta por mayoría simple sino se construye día a día.

¿Qué queremos decir con esto? Que la paz, es un proceso de construcción permanente. Se prepara el camino que conlleva a ella. Si algo nos queda claro es que hay demasiadas heridas en una sociedad que poco entendía el contenido de los acuerdos, ni los principios y las lógicas que los justificaban. No podemos dejar de mencionar, en este sentido, la enorme cantidad de personas que decidieron no votar, no dar su opinión, callar. Ciertamente, la cifra de abstención en Colombia suele ser alta, pero esta no era una elección cualquiera. Tratarla así, quizá fue uno de los grandes políticos que se cometieron.

En política, lo que dices, haces, dejas de decir o hacer, comunica. Digamos, los humanos somos seres comunicativos por excelencia.  Revelar el mensaje de los abstencionistas, sin duda es uno de los grandes retos que tiene la política colombiana si quiere lograr avances en este proceso.

La búsqueda de la reconciliación debe echarse a andar. No hace falta tener aprobado un decreto, para promover el encuentro, la convivencia necesaria, el respeto, y la tolerancia. Todo eso comienza por reconocerse,  lo cual es el camino que pareciera que tomaron esta semana. Los colombianos, todos, han pasado medio siglo siendo víctimas. La transición a ser una sola nación, pasa por perdonar, más que vengar.

Y, como bien reza el dicho: “cuando veas la barba de tu vecino arder, pon la tuya en remojo”. Nosotros también debemos prepararnos para lo que viene, ¿acaso este siglo no lo hemos vivido como si estuviéramos en medio de una guerra civil? ¿cómo vamos a reencontrar al pueblo?  Ya es tiempo de que lo vayamos pensando.

Así como la lucha contra la impunidad es un acto de reivindicación para el que sufre, aprender a convivir es un acto de responsabilidad política con el futuro.

@Armando_Briquet

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.