La guerra de los huevos “chimbos”

Escrito por admin el . Publicado en Opinión

Compártelo

Marco TulioAutor: Marco Tulio Arellano

Fecha de Publicaciòn: 29-11-15

Una vez sometida Venezuela a una guerra económica dirigida a crear caos y provocar la caída del gobierno revolucionario del comandante Hugo Chávez y ahora del presidente Nicolás Maduro -por parte de la oposición-, la misma se ha convertido en los últimos días en la “guerra de los huevos chimbos”.

Desde luego que no nos referimos a los huevos que preparan para época de Navidad los zulianos y los marabinos como un dulce de huevos de gallina en almíbar, sino a los que por arte de magia han desaparecido en los últimos días de los anaqueles de mercados, supermercados y abastos del país.

Muchas han sido las medidas y las estrategias establecidas por el Gobierno para responder a la guerra económica. Sólo basta recordar, por ejemplo, cuando en julio del 2013 el entonces presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (el desaparecido Indepabis) Eduardo Samán se refería al control de precios, para garantizar el acceso a los bienes y servicios a la familia venezolana.

En aquel momento Samán declaró que “el país tiene niveles de abastecimiento de diferentes rubros” y afirmó que: “algunas veces aparece un producto y desaparece el otro, siempre es uno el que desaparece y no todos al mismo tiempo.

Ellos (los empresarios de la ultraderecha) nos quieren someter a un chantaje a través del estómago diciendo que cuando hay controles se genera desabastecimiento. Ellos están jugando con las emociones de las personas”, enfatizó.

En los últimos días, el presidente Nicolás Maduro designó al vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, para que asumiera un nuevo reto, el de enfrentar las roscas y mafias que tratan de estrangular a los venezolanos y someterlos por hambre, sobretodo en época de elecciones para luego echarle la culpa al gobierno revolucionario.

 

Se hace necesario, como lo hizo un alcalde del centro del país (Puerto Cabello), poner a los especuladores y ladrones del pueblo al escarnio público, a barrer las calles. Y es más, una vez sorprendidos infraganti y capturados por especuladores, deberían ser mostrados a la opinión pública nacional (con franelas a rayas o bragas de prisión) a través de los medios de comunicación, para que el pueblo los vea y sepa así quiénes son los que acaparan y violan sus derechos y les impiden además, el libre acceso a los productos de primera necesidad y a los bienes de servicio o de aseo personal.

Una de las medidas tomadas en los últimos días, fue la que se aplicó bajo el amparo de la nueva Ley de Precios Justos a los huevos de gallina. Se aprobó como precio justo al cartón de huevos (30 huevos) el valor real de 420 bolívares.

Este renglón alimenticio cayó en el precio especulativo hasta superar los 1.200 bolívares por cartón; es decir 40 bolívares por cada huevo.

Con el vicepresidente Arreaza se reunieron altos representantes de los sectores de la producción agropecuaria y avícola del país, quienes se comprometieron a garantizar el suministro de los huevos y a respetar los precios; pero una vez salieron de la reunión, pareciera que dieron la orden a los productores y distribuidores de huevos (los hueveros) para que los escondieran.

La cadena de alimentos está secuestrada y la guerra económica, ahora guerra de los huevos chimbos (que no son los maracuchos) están empollando y no servirán para el consumo masivo de la población venezolana.

Ante las elecciones del próximo 6 de diciembre, la estrategia de la oposición se mantiene intacta y sólo busca dominar al pueblo por hambre, para que le sea endosado este adefesio al gobierno revolucionario.

Con el comandante Chávez, el pueblo aprendió la lección después del 4 de febrero y superó también el paro petrolero y el golpe del 11 de abril.

Nuevamente este 6 de diciembre el pueblo venezolano les dirá a los “pelucones” que se coman sus huevos podridos, ya no tan chimbos, y además que recojan a sus gallos tapados.

Ante la guerra de los “huevos chimbos” de los pelucones, los venezolanos comeremos tortilla pero de huevos criollos y nutritivos, con el verdadero sabor inspirado en un nuevo triunfo de la Revolución Bolivariana en la Asamblea Nacional.

¡Venceremos!

 

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.