La inflación llega a los colegios

Escrito por admin el . Publicado en Opinión

Compártelo

Noél

Autor: Noel Álvarez

Fecha de Publicaciòn: 22-07-15

Ser padre es una bendición, también es una enorme responsabilidad.

En nuestro país llevar adelante ese importante rol significa un enorme sacrificio, un estrés enorme, debido a un sinnúmero de problemas que hay que enfrentar.

En este momento, padres y representantes se encuentran ante las dificultades que entraña dar educación de calidad a sus hijos.

Equipar a un estudiante los tiene de cabeza.
El incremento de la matrícula escolar en los colegios privados, proveer a sus hijos de uniformes y de la lista escolar, para algunos amerita endeudarse.

En muchas instituciones las mensualidades se han incrementado hasta en un 100 por ciento. Para los que tienen más de un hijo, poder mantenerlos en sus colegios se presenta cuesta arriba. Esa es la angustia que reflejan muchos padres desesperados que no desean cambiar a sus hijos a otro colegio.
En cuanto a la lista de útiles escolares, además de la escasez, el incremento en los precios es espeluznante. Un cuaderno cuesta entre 300 y 500  bolívares.

Una resma de papel a precio regulado mil cien bolívares, pero no se consigue. Los “bachaqueros” las venden a 3 mil.

Los comerciantes se quejan porque, además de tener dificultades para poder llenar los anaqueles, cuando estos llegan vienen con el nuevo precio, no pueden vender a pérdida.

De igual forma, los uniformes y los zapatos están por las nubes.
Por su parte, las instituciones educativas no la tienen fácil. Los costos de mantenimiento, el incremento de los sueldos y salarios, la estructura de costos, que no es fácil predecir en un país en el que la inflación se dispara casi que día a día, los ha llevado a tener que incrementar las mensualidades en un alto porcentaje para poder honrar sus compromisos. Sin embargo, tomando en consideración que un bombillo se consigue hoy en 600 bolívares, no hay que ser economista para concluir que el mantenimiento de la infraestructura escolar necesariamente debe estar acorde con la inflación.
Aunque la situación no es fácil, es necesario hacer un esfuerzo mancomunado para  continuar, sin sacrificar la calidad de la educación. Por ejemplo, intentar hacer una lista más eficiente, administrarla para que sea más viable. Un derroche de creatividad por parte de padres y representantes, conjuntamente con los docentes, estoy seguro dará buenos frutos.

El venezolano se ha caracterizado por saber enfrentar las dificultades, ese es el gran reto para las comunidades educativas.

 

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.