Las FANB y PDVSA en la mira

Escrito por Redacción el . Publicado en Opinión

Compártelo

jose-vicente-rangelAutor:  José Vicente Rangel

Fecha de Publicación: 10-01-18

1 El economista Ricardo Hausmann, en plena campaña a favor de la
intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, publicó
recientemente un artículo en un diario de esa nación donde da una
serie de razones por las que, según él, se justificaría semejante
aventura. Muchas de las “razones” que el articulista aporta no
soportan la más elemental investigación, ya que se inscriben en el
mundo de las mentiras balurdas.

2 Una de ellas es la siguiente. Según Hausmann, al presidente Nicolás
Maduro se le ocurrió la idea de nombrar a un oficial de la Guardia
Nacional, sin experiencia en la industria, para presidir Pdvsa en
plena crisis. De este contexto argumental se pueden extraer
conclusiones de diversa naturaleza, como por ejemplo: que se trataría
de una designación presidencial irresponsable porque recae en un
oficial de la Guardia Nacional, componente de la Fanb sin la debida
preparación, y porque, además, la iniciativa tendría que ver con el
proceso de militarización de la política que actualmente adelanta el
Gobierno nacional.

3 Pero veamos lo grotesco del planteamiento de Hausmann. Ante todo, lo
personal. ¿A quién nombra Maduro presidente de Pdvsa? Se trata del
mayor general Manuel Quevedo, brillante oficial de la Guardia Nacional
-por cierto, componente de la institución armada que ha alcanzado
niveles óptimos de preparación de su personal en los últimos tiempos.
Quevedo destaca por sus méritos profesionales, por su dedicación al
estudio de diversas disciplinas, lo cual le ha permitido
compatibilizar con éxito lo militar con lo civil.

4 Pero la descalificación del M/G Manuel Quevedo tiene otros
propósitos. Destaca la reacción a fondo contra la institución armada.
Contra su personal. Contra sus altos mandos. Como parte de una
estrategia generalizada en la región consistente en mantener su
control, directamente desde el Pentágono y de las diversas misiones
militares que funcionan adscritas directamente en los componentes
militares. Si el control no existe, como ocurre en Venezuela desde que
la misión militar que operaba en Fuerte Tiuna fue expulsada del país
por Chávez, y con los cambios políticos e ideológicos que cuajan
durante los 18 años de vigencia del proceso bolivariano, se recurre a
la descalificación global de la institución castrense, que es lo que
sucede en la actualidad.

5 En el caso concreto de la designación de un oficial de alto rango al
frente de la principal industria de la nación, lo que contaría no es
la capacidad del personaje, sino evidenciar el desprecio hacia el
hombre de uniforme con mentalidad diferente, de cambio social, de
modelo político-institucional y de lealtad a los principios y a la
Constitución. Hay que estar conscientes de que para el imperio es
determinante debilitar conceptos como la lealtad y la noción de
patria. Por eso la intención, claramente manifestada, de colocar en la
mira, en función de cualquier propósito que se tenga para acabar con
el proceso bolivariano, bien sea la invasión militar monitoreada por
Estados Unidos -de la cual es vocero Ricardo Hausmann- o el trabajo
desestabilizador a largo plazo contra Pdvsa y la Fanb. Que es lo que
viene pasando hasta ahora con poco éxito y que genera desesperación en
el mundo de los conspiradores. Por ejemplo, la incorporación a las
listas de la infamia a respetables miembros de la institución armada.

6 Ante esta inefable conjura, que ya no solo es contra el chavismo,
sino contra toda la nación, hay que reaccionar de manera implacable.
Porque de lo que se trata es de enfrentar a los traidores, que en
cualquier nación donde funcionen las instituciones son sancionados con
severas penas.

Laberinto

Es evidente que hay una siembra de pesimismo en el país.

Bien elaborada y ejecutada, con el empleo de las más audaces prácticas
desestabilizadoras.

La prédica del pesimismo consiste en crear en la población la
sensación de que Venezuela está sumergida en un proceso de deterioro
imparable; que el país se cae a pedazos; que se desmorona a diario.

Que la gente lo que busca es salir a como dé lugar del país antes de
que sea demasiado tarde. Por eso se exagera en todo, en la
inseguridad, en la escasez de alimentos y de medicinas, que si bien
son problemas que afectan a la colectividad, en la denuncia se llega a
extremos inconcebibles.

Que además, el panorama de la región está en el mismo nivel de
situaciones que afectan a otras naciones, pero que sus efectos son
silenciados por los medios y organismos como la OEA…

Frente a esta estrategia destinada a exaltar lo negativo,
magnificadora de cualquier hecho que pueda servir para desacreditar al
país y a su gobierno, está la mayoría de los ciudadanos optimista,
trabajadora, que cree en Venezuela. Que lo demuestra a diario. Que no
claudica ante campañas aviesas, mentirosas; que está consciente de que
se trata de una política de la derecha que opera en el país y que paga
e instrumenta el imperio norteamericano para destruir su capacidad
defensiva y apropiarse de las grandes riquezas y recursos que posee
Venezuela.

Esta mayoría optimista, positiva, que no huye del país, que por el
contrario hace planes para contribuir a la solución de los problemas,
se expresa no solo en los procesos electorales en los que rechaza el
pesimismo, sino en lo cotidiano trabajando y creando, invocando el
diálogo y haciendo votos por la paz…

Durante el año 2017 fueron asesinados en México 12 periodistas -uno
por mes. Para condenar estos crímenes no hubo OEA ni repudio de las
agencias internacionales de noticias, como AP, Reuters y otras…

Hay que establecer con urgencia la relación que existe entre los
contrabandistas de metales preciosos que operan en Venezuela y los que
actúan en Curazao, Aruba, Bonaire y Trinidad. En una playa de Aruba
fueron hallados cuatro mil kilos de cobre provenientes del robo de
instalaciones eléctricas en nuestro país. Están identificados los
venezolanos involucrados en la operación…

“En la rodada”, como dice el célebre tango, está la popularidad del
presidente neoliberal de Argentina Mauricio Macri. Comenzó hace dos
años con el 71% en las encuestas, al año siguiente había bajado a 48 y
en la última a 44.

Causas: represión brutal contra los sectores populares; reaparición de
la ominosa figura  del desaparecido; despidos masivos en la
administración pública; desconocimiento de las prestaciones sociales;
más poder para la banca y la famosa “oligarquía de la bosta”; así como
una corrupción desatada que comienza en la cúpula del poder, en la
familia del Presidente (padre y hermanos), y de él mismo, involucrado
en lavado de dinero en paraísos fiscales del Caribe y Europa…

¿Qué hay detrás de lo que se mueve actualmente en la política
regional? La irrupción de empresarios como en los casos de Macri
(Argentina), Santos (Colombia) Temer (Brasil), Piñera (Chile), PPK
(Perú), que se queman rápidamente en el ejercicio del mandato. Son
mariposas que giran en torno a una lámpara encendida…

En Venezuela estamos a punto de que un representante del gran capital
irrumpa como candidato aprovechando el desastre de la oposición
tradicional. El freno, hasta ahora, ha sido de carácter familiar, pero
parece que hay presiones extranacionales que pueden lograr un cambio
de actitud.

La candidatura encarna una marca comercial.

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.

Redacción

Adm_vini_1041