Maduro, un problema para Colombia

Escrito por Redacción el . Publicado en Opinión

Compártelo

Vargas Lleras GAutor: Germán Vargas Lleras

Fecha de Publicación: 28-02-18

Con incredulidad, desconcierto y temor, miles de colombianos han
registrado los ataques violentos del Eln a lo largo de la geografía
nacional tras su declaratoria de paro armado.

Los desmanes incluyeron incendios de vehículos y oleoductos, ataques a
patrullas del Ejército y la Policía, el bloqueo de vías, secuestros y
finalmente, lo peor, asesinatos de miembros de la Fuerza Pública, en
resumen, una escalada de terror.

Vale la pena que los colombianos se pregunten cuáles son las
verdaderas intenciones de esta guerrilla, que, tras sentarse con el
Gobierno nacional con el objetivo de llegar a acuerdos de paz,
arremete contra la comunidad y la Fuerza Pública a diestra y
siniestra.

El Eln se está reinventando, viene copando los territorios otrora
controlados por las Farc, está incorporando a combatientes de esa
organización a sus filas, ha tomado de cuenta propia el negocio del
narcotráfico y la minería criminal, y por este camino se está
fortaleciendo para llegar con nuevos bríos a la farsa de los diálogos
de Quito, Ecuador.

Por eso, el Estado no puede reiniciar los diálogos con esa
organización, no puede después de esta arremetida terrorista llegar
amedrentado y debilitado a las conversaciones de Quito.

Fue lo mismo que ocurrió en el Caguán, se confirma lo que yo siempre
he sostenido: que esta organización criminal se ha burlado en cuanta
ocasión ha podido de la voluntad de paz.

La Fiscalía colombiana mientras tanto ha emitido órdenes de captura
contra los miembros del comando central del Eln, al tiempo que
advierte tener información sobre el paradero de esta comandancia en
Venezuela.

¿Qué probabilidad hay de hacer comparecer a estos delincuentes ante la
justicia?

A mi modo de ver, ninguna.

De la misma forma en que protegió y resguardó a las Farc por muchos
años, hoy el gobierno de Nicolás Maduro hace lo mismo con el Eln,
grupo que aprovechando la crisis de Venezuela y de los miles de
ciudadanos que huyen de su régimen, ahora recluta e involucra en sus
actividades terroristas a los ciudadanos del vecino país.

La situación de Venezuela entonces también impacta el mantenimiento
del orden público en nuestro país. ¿Cuántos venezolanos han ingresado
a Colombia para quedarse?

¿Cómo están afectando nuestra economía, nuestros empleos, nuestra
seguridad? Y, ¿qué capacidad y preparación tiene o ha demostrado el
Gobierno nacional para enfrentar esta crisis?

Aquí hay que poner orden ya, y también recursos, porque lo peor
seguramente está por venir.

Estoy mirando con enorme preocupación la fecha del 22 de abril en la
cual el dictador Nicolás Maduro con toda seguridad se reelegirá en
unas elecciones antidemocráticas y descalificadas por la comunidad
internacional.

Un golpe al corazón de la esperanza. Muchos venezolanos ese día
tomarán la decisión de emigrar.

Son temas muy graves que afectan nuestro país por cuenta de Venezuela,
y que deben afrontarse y resolverse con realismo, sin dilaciones y con
autoridad desde ya para que el presidente que tome las riendas de
Colombia, a partir de 7 de agosto del 2018, no reciba un país en
crisis económica, de desempleo y con un grupo subversivo posesionado
en el territorio nacional.

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.

Redacción

Adm_vini_1041