Venezolanísmos…

Escrito por admin el . Publicado en Opinión

Compártelo
Carías SiscoAutor: Germán Carías Sisco
Fecha de Publicaciòn: 08-02-17

Algunos filólogos los catalogan de vicios, deformaciones o defectos del idioma.

Pero la Academia de la Lengua determina que son giros, expresiones o
palabras propias del castellano que se habla en Venezuela.

Es decir, el español en dialecto coloquial de nuestro país, como se
aceptan igualmente modismos específicos de cada regíón
hispanoparlante.

Así tambien se incluyen colombianismos, argentinismos o peruanismos,
etc., en identificación de dichos o locuciones de cada región.

Desde la Academia Venezolana de la Lengua, fundada en 1883 por el
presidente Antonio Guzmán Blanco, se ha logrado preservar la
legitimidad de los venezolanismos.

Y fue el ilustre escritor y filólogo polaco nacionalizado venezolano,
Ángel Rosemblat (1902 + 1984), fundador de la cátedra de Filología de
la UCV, uno de los más inflexibles defensores en la observancia del
habla coloquial, sin menoscabar la autenticidad del castellano culto.

Sus recomendaciones y razonamientos en su obra “Estudios del habla de
Venezuela: Diccionario de buenas y malas palabras”, contribuyeron
desde 2007 a que la Real Academia de España aceptara diez modismos
venezolanos, incluyéndolos en el Drae.

Así se compilan las locuciones: chamo (niño, joven, amigo), borona
(migaja de pan), emparamar (mojarse), faramallero (presuntuoso,
jactancioso), leche (tener buena suerte), mecate (cordel, cuerda de
cabuya), pana (compañero, compinche), pasapalo (aperitivo que se sirve
en una fiesta o celebración), rasca (borrachera) y sócate
(portalámparas, pieza o rosca en la cual se encajan bombillas).

Aunque los venezolanismos son tan abundantes y variados que se
precisaría una encicopledia de muchos tomos para clasificarlos.

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.