La razón por la que engordas aunque te ejercites y comas sano

Escrito por Redacción el . Publicado en Salud

Compártelo

dieta-metabolismo630mhLa mayoría de las personas tiene la idea que el hecho de tener una buena alimentación y ejercitarse regularmente, son motivos suficientes para mantenerse delgado y sano. Y si bien son elementos importantes, no son los únicos determinantes. Si eres de las que se alimenta sanamente y se ejercita con regularidad pero aún así no logras perder peso y no te explicas por qué, podrías padecer lo siguiente:

1. ESTRÉS

Aunque no lo creas, es el estrés podría ser uno de los impedimentos para que puedas perder algunas libras. La doctora Marilyn Glenville, experta en alimentación, nutrióloga y autora de Fat Aroung the Middle, lo explica de la siguiente manera:

“Las hormonas del estrés causan que tu cuerpo gane peso en la zona media de tu cuerpo, ya que es el lugar más fácil donde puedes obtener energía cuando tienes que reaccionar rápido. Estrés y la respuesta hormonal que causa tienen un efecto muy grande en nuestra salud física”.

2. TIENES UNA ÚLCERA ESTOMACAL
Las úlceras estomacales son causadas por una bacteria llamada helicobacter pylori; pero también puede ser desarrollada debido al exceso de la ingesta de medicamentos como aspirina o ibuprofeno.

¿Cuáles son algunos de los síntomas que presentas cuando tienes una úlcera estomacal?

Dolor y ardor en el estómago. El malestar puede llegar a disminuir con la ingesta de alimento; razón por la cual podrías ganar peso.

3. NO DUERMES LO SUFICIENTE
Descansar bien es uno de los factores más importantes para tener un metabolismo funcionando a la perfección. Es por ello que dormir mínimo 8 horas es lo más recomendable para una persona adulta.

“Para combatir la falta de sueño, tu cuerpo producirá más hormonas como el cortisol y la insulina, ambas hacen que tu cuerpo guarde más grasa de la que necesitas.

“La falta de sueño también hace que te sientas constantemente hambrienta, ya que tu cuerpo necesita comida para mantener tu energía arriba haciéndote comer más”, explicó la doctora Glenville.

4. ESTÁS DESHIDRATADA
La ingesta de líquido es crucial cuando se quiere perder peso. Evidentemente, estos deben de ser agua simple, jugos naturales (de preferencia sin azúcar) e infusiones. Las bebidas gaseosas y alcohólicas están fuera de este rango.

Si no bebes suficiente líquido, tu metabolismo se ralentizará; haciendo que ganes peso. Un estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, reveló que la velocidad metabólica aumenta un 30% después de tomar 2 vasos de agua.


5. TIENES TIROIDES SUB-ACTIVA

La tiroides es una de las glándulas endocrinas que producen hormonas. Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades del cuerpo. Estas incluyen la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón. Todas estas actividades componen el metabolismo del cuerpo.

“Tu glándula tiroidea es como un termostato que regula la temperatura de tu cuerpo y le dice que queme calorías y use energía. Si tu tiroides está sub-activa, ésta podría ser la raíz de un aumento de peso gradual, y debería ser checada por un doctor”, recomendó.

6. TIENES SÍNDROME DE OVARIO POLIQUÍSTICO
Este síndrome es a causa de numerosos quistes de diversos tamaños. Son unos sacos llenos de líquido los cuales se encuentran en la superficie de los ovarios. La principal causa de que puedas padecer de este síndrome, son los descontroles hormonales.

Perder peso puede ser una bendición para muchas mujeres. Pero ojo: si no te ejercitas ni mantienes una dieta saludable y aún así notas que tu ropa queda más holgada de lo normal, podría haber un problema.

Ocurre lo mismo cuando hay un aumento significativo de kilos, aunque se lleve una dieta balanceada y otros hábitos saludables.

Si pierdes el apetito o tienes demasiada ansiedad por comer, debes tener muy en cuenta que podría ser un síntoma de este síndrome.

Nota tomada de Okchicas

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.

Redacción

Adm_vini_1041