Una espantosa muerte tras un sueño dorado

Escrito por admin el . Publicado en Sucesos

Compártelo

romina 1El sueño dorado de Romina Peraza Torres concluyó con una espantosa muerte a catorce puñaladas.

Su yunta sentimental Oscar Segundo Flores Rito le arrebató la vida en Chiquirí, al sur de Panamá, frontera con Costa Rica.

La escultural aragüeña Peraza Torres, de 34 años, quedó tendida en una cuneta, como en las películas de terror, cuando intentó huir del despiadado ataque de su homicida.

Fue el jueves anterior que sucedió tan fatídica escena.

Una amiga de la mujer, que compartía la casa donde sucedió el crimen, testificó de la riña entre ambos venezolanos.

Ella confirmó la relación sentimental que estos sostenían  y aseguró que el hombre atacó a Peraza Torres con un filoso cuchillo de cocina de doce pulgadas.

El examen forense determinó que la joven recibió catorce puñaladas entre brazos y piernas y una honda herida en el abdomen que le cercenó el estómago y el intestino grueso.

Tenía cortes en la vena cefálica y en la arteria cubital lo que le produjo una gravísima hemorragia.

Sufrió además una laceración cardíaca, tal vez producto de un fuerte golpe.

LA BELLEZA NO LO ES TODO…

Romina se hizo una bella mujer con mucha admiración familiar.

Vecinos y amistades lo repetían.

En Turmero, su pueblo natal, donde nació un doce de mayo de 1983.

Pero…sin conocer el porqué, nunca llegaron los títulos de belleza, ni el matrimonio principesco.

Llegó sí su primer hijo, en el nuevo siglo, que hoy tiene quince años.

Los agobios económicos desde luego no dejaron de acosarla.

La penuria y la pobreza se convirtieron en la dura marca de su vida.

La actitud para ir por más nunca le falto.

Tenía disposición, pero salvo su belleza, no había soporte académico ni oficio conocido.

¡Y en todos lados lo que pagan es una miseria…!

Recurrió entonces a su cuerpo como el escudo financiero de su caudal y hacienda.

¡A un convincente pedido de otras menos lindas, pero con más recorrido!

Otro hijo más en el 2016 complicó las fantasías soñadas.

Como ya se sabe, emergió el “paraíso panameño” como alternativa a la convulsa Venezuela.

¡Los muy poderosos dólares!

El billete a montón para reacomodar las angustias vividas.

El castillo de oro sin embargo poco a poco fue derrumbándose.

Un año en Panamá no había llenado la alforja como se creía.

Oscar Segundo Flores Rito, el asesino confeso, un hombre de 38 años, de tez morena, alto y fornido, jamás aceptó su papel de “plato de segunda mesa”.

Paradójicamente, le metía mano a la plata de Romina, pero sufría constantes desvaríos por el origen de la moneda.

¡El celópata volvía a la calma con entregas de amor!

Esta vez parecía ser así, la novela de siempre, pero no.

Recibió los pasajes para ir al encuentro de su amada.

Las anheladas noches de pasión se hicieron tortuosas y desencadenaron el horrendo crimen.

Flores Rito rechazó ochocientos dólares ahorrados por Romina, porque le pareció poca cosa.

¡Comenzó la pelea…!

Gritos, insultos y golpes, presagiaron la tragedia.

Su furia criminal lo llevó primero a cortar las voluptuosas piernas de Romina.

Después los brazos, cuando ella quiso defenderse.

Quería desfigurarle el rostro con agua hirviendo.

La mató desnuda a treinta metros de la casa que había alquilado con una amiga, dedicada como ella a la prostitución.

El cobarde criminal huyó por un paraje montañoso como una bestia herida, maldiciendo.

Lo capturaron en dos horas con la mirada extraviada y balbuceando incoherencias.

La ilusión de una atractiva mujer de hacer dinero con sus caricias, está dibujada ahora en una morgue, donde sus funcionarios esperan dos mil dólares para repatriarla a la tierra donde nació para recibir cristiana sepultura.

 

UNIDAD DE INVESTIGACIÓN

Compártelo

Seguimiento desde su sitio.